Mezcalito A punto de veneno, mezcal del bueno.

A punto de veneno es una marca de mezcal de los Mezcales Tradicionales de los Pueblos de México
contacto: apuntodeveneno@hotmail.com

Mezcalito a punto de veneno, mezcal del bueno, es la marca a través de la cual la (UPSISUR) Union de pueblos de la sierra sur de Oaxaca, comercializa el mezcal producido por diferentes palenques del distrito de Miahuatlan.

A punto de veneno es un mezcal artesanal y natural, su proceso es el que cada palenque ha mantenido desde hace más de 100 años y conforme dicta su tradición.
Estos mezcales son elaborados con diferentes tipos de agave, por diferentes personas, familias y lugares.
También ofrecen ingredientes diversos y combinados en nuestras botellas, como lo son:
Gusanos de maguey, nanche, ramita de agave cocido, etc.
La diversidad de los ingredientes, climas y de cosechas de agave que se dan en la región
Se conjuntan en A punto de veneno, ofreciendo un mezcal puro, rico y único.
La misión de A punto de veneno es llevar a cuantas personas podamos la magia artesanal que hay detrás de la elaboración de esta bebida ancestral, natural y de sabores, olores y sensaciones únicos e irrepetibles, ya que cada cosecha envasada jamás volverá a tener las mismas características ni el mismo sabor.
A punto de veneno es una experiencia de mezcal dotada de originalidad y naturalidad que pocas bebidas típicas de México pueden ofrecer.

Y CON LA FINALIDAD de ampliar nuestra cultura etílica y para difundir uno de los bebidas más tradicionales “El Mezcal”, pero, paradójicamente, poco conocidas, se dan a conocer estos puntos básicos que más adelante ampliaremos, para aclarar qué es un mezcal tradicional.
Es el que cumple estrictamente, entre otros, con los siguientes criterios:

1) se elabora exclusivamente con maguey maduro;
2) no utiliza ningún producto químico en su elaboración;
3) su nivel alcohólico mínimo es de 45 grados, casi siempre mayor;
4) tiene olor y sabor a maguey perfectamente definido e intenso;
5) se hace completamente apegado a la tradición mezcalera de su lugar de origen.

Fuente.
Logía de los Mezcólatras. Mezcales tradicionlaes de los pueblos de México.

A continuación presentamos un video de una de las pruebas que realizan los maestros mezcalilleros para reconocer el grado alcoholico de un mezcal, entre otras cosas.

El mezcal que vas a ver es un mezcal hecho de maguey espadín, la planta tardo más de 11 años en madurar para ser cortada y durante el proceso de elaboración no se utilizo ningun químico ya que cuidamos que nuestros mezcales sean hechos de forma artesanal y natural, pero sobre todo que mantengan la tradición y el gusto histórico de la región de Miahuatlan.

Este Mezcal se obtuvo gracias al conocimiento de los maestros mezcalillero Juan Vazquez y Santiago Vazquez.
Tiene 48.1 G.L y se le aplico una doble destilación en alambique de cobre.
Si quieres probarlo, no dudes en comunicarte con nosotros.

¿Cómo evaluar la calidad de un Mezcal Tradicional?

Frotación del Mezcal. Una forma simple de evaluar si un mezcal fue hecho de maguey es la siguiente: se pone una gota de mezcal en la palma de la mano y se frota hasta que se evapore; debe quedar fijo en las manos un aroma intenso a maguey cocido, además de que la evaporación será rápida, ya que un mezcal tradicional tiene, como mínimo, 45 grados de riqueza alcohólica.

Venenciar es un término derivado de la palabra venencia, utilizada para nombrar un carrizo aproximadamente de 50 centímetros de largo y de 2 a 3 centímetros de diámetro que, en uno de sus extremos, es cortado dejando una oquedad del tamaño total del diámetro y, en el otro extremo, se hace un pequeño agujero de 2 a 3 milímetros, convirtiéndose este carrizo en un popote o pipeta.

El acto de venenciar consiste en lo siguiente: se llena la venencia con mezcal, el cual se vierte en una jícara o jomate, formándose perlas (burbujas) que, según su tamaño y duración indican, en primera instancia, la riqueza alcohólica del Mezcal. En seguida se aspira el aroma y se bebe el Mezcal, terminando así el método tradicional de catación.

Es necesario decir que el perlado del mezcal sólo se forma a partir de los 45 grados y que, además de indicar la riqueza alcohólica, nos muestra el tipo de maguey o magueyes empleados, su procedencia, el sistema de elaboración, el maestro mezcalero que lo elaboró y los posibles defectos y virtudes que tenga el mezcal en cuestión. Obviamente, esto sólo puede detectarlo un maestro mezcalero consumado.

Esta prueba de calidad sirve para cualquier bebida destilada del mundo (whisky, ron, aguardiente, calvados, armagnac, cognac, orujo, vodka, brandy, grapa, tequila, bacanora, etcétera), siempre que tenga calidad similar a la de un mezcal tradicional, situación imposible en el mercado de bebidas destiladas de México. Un equivalente al acto de venenciar es agitar la botella que contiene el mezcal para observar el perlado que se forma.

Para continuar nuestro propósito de ampliar la cultura etílica, damos algunas recomendaciones para identificar un buen Mezcal tradicional.
Si está embotellado con marca comercial y muestra el sello “Mezcales tradicionales”, cómpralo. Si no lo tiene:

1. Busca en la etiqueta la frase “100% de agave”, que significa que está hecho solamente de maguey.

2. Su riqueza alcohólica mínima debe ser “45% alc. vol.” o mayor.

3. La etiqueta debe indicar población y estado de origen, tipo de maguey y nombre del maestro mezcalero.

4. Agita la botella para ver el perlado; si no se observan burbujas, no lo compres, a menos de que sea un mezcal de 55 o más grados; en este caso sólo se formarán perlas mientras lo agitas.

5. No compres mezcales reposados y añejados en barrica (se reconocen por su color ámbar): la madera destruye sus sabores y aromas más finos.

6. Frota entre tus manos una gota de mezcal; al evaporarse ésta, olerán a maguey cocido.

7. Saborea el mezcal en jícara de bule o en vaso de boca ancha.

8. Vierte la bebida de un vaso a otro para ver el perlado (recuerda el punto 4).

9. Huele el mezcal antes de tomarlo. Busca el aroma que percibiste al frotar las manos; después descubrirás otros diferentes. Cuando aspires, cierra la boca; entreábrela y procede a reconocer el olor. Notarás la diferencia.

10. Toma un sorbito y enjuágate la boca 10 segundos; sin tragarlo, deja que salgan vapores por la nariz. Trágalo y atiende los sabores en tu paladar.

11. Toma otro sorbo, pásalo 10 segundos por la boca y saboréalo antes de tragarlo. Percibe los sabores que regresan de tu estómago; son los más finos y exquisitos del mezcal. Pasados algunos minutos, tu paladar estará impregnado del maguey cocido.

Si tu bebida pasó las pruebas, cómprala. Si no está embotellada, pregunta por los requisitos de los puntos 1 a 3. Exige que se te muestre el perlado. Sigue con los puntos 5 a 11. Si pasó la prueba y es un mezcal tradicional, cómpralo; si además te pareció exquisito, invítanos a saborearlo.

apuntodeveneno@hotmail.com

Anuncios

Dejar un comentario